El Ayuntamiento de Logroño aprobó, el 11 de marzo de 2009, el I Plan de Convivencia e Integración, que se presentaba entonces como «expresión de la voluntad municipal de afrontar de manera positiva el aumento de población inmigrante en la ciudad de Logroño, y con la intención de defender un modelo de integración y ciudadanía que permita una sociedad multicultural en convivencia plural sobre valores y normas comunes, respetando la diversidad de todas las personas y garantizando el pleno ejercicio de los derechos sociales de las personas inmigrantes».

Ya en ese momento, se decidió no plantear únicamente un Plan destinado a la acogida e integración de inmigrantes, sino que desde su definición y título se apostó por un
Plan de Convivencia que tuviera en cuenta la relación y la interacción entre ciudadanos
autóctonos y los nuevos ciudadanos llegados de diversas procedencias.

En el año 2015 se aprueba el II Plan de Convivencia Intercultural, marco de referencia y desarrollo de la estrategia Logroño intercultural. El II Plan recoge los siguientes objetivos: 

  • Desarrollar políticas públicas locales que promuevan la convivencia intercultural como resultado de una gestión eficaz y eficiente de la diversidad existente en la ciudad.
  • Promover el impulso y la creación de iniciativas institucionales, técnicas y ciudadanas que desarrollen respuestas prácticas y actitudes públicas positivas sobre la diversidad, capaces de hacer de ésta un factor para el desarrollo y cohesión de la ciudad.

Click en la imagen para ver y descargar el II Plan de Convivencia Intercultural

Este documento plantea cinco retos con el fin de considerar a Logroño como una Ciudad Intercultural, desarrollando acciones y medidas dirigidas a:

  • Impulsar un proceso de adecuación de políticas, servicios y actuaciones mediante la aplicación de medidas que incorporen la perspectiva intercultural, permitiendo la expresión de toda la diversidad existente en el proyecto común de ciudad.
  • Promover el desarrollo de la mediación comunitaria e intercultural facilitando la comunicación, el diálogo, la interacción y el entendimiento mutuo; actuando en el conflicto como oportunidad para la superación de las diferencias a través del reconocimiento y revalorización de la diversidad.
  • Potenciar la educación intercultural en la ciudadanía y la formación de técnicos para el desarrollo de una nueva cultura cívica, que aporte beneficios en el logro de la equidad y la cohesión social de la ciudad.
  • Garantizar y poner los medios necesarios para que todas las personas que viven en la ciudad puedan hacerlo en igualdad de condiciones, luchando contra cualquier manifestación de discriminación, racismo, xenofobia o cualquier forma de intolerancia en todos los campos de la vida social, tanto en el ámbito de lo público como en el privado.
  • Incorporar y expandir el enfoque de convivencia intercultural a todos los procesos, iniciativas y acciones destacadas de la ciudad como oportunidad para la interacción entre toda la diversidad existente.