Una de las líneas de actuación del II Plan de Convivencia Intercultural propone la “elaboración y pronunciamiento institucional de un Compromiso de la Ciudad de Logroño por la Convivencia y la Interculturalidad, fomentando una campaña de sensibilización y adhesión de ciudadanos, entidades, asociaciones, comerciantes, colectivos…”

La Medida conjunta del Consejo de Europa y la Comisión Europea para la adhesión al Programa de Ciudades Interculturales exige también “la demostración de que la ciudad es una Ciudad Intercultural, enviando un mensaje inequívoco a los ciudadanos sobre su compromiso con los principios interculturales y también convenciendo a otros agentes clave de la ciudad para que hagan lo mismo”.

En cumplimiento de esta medida, y con la propuesta de adhesión de todas las instituciones, entidades, asociaciones y ciudadanía de Logroño, se aprobó en el Pleno del Ayuntamiento de Logroño el día 7 de mayo de 2015 el siguiente “Compromiso por la Convivencia Intercultural”.

 

ADHESIÓN AL “COMPROMISO POR LA CONVIVENCIA INTERCULTURAL”

“La ciudad de Logroño ha experimentado en los últimos años una importante transformación social a través de la llegada y asentamiento de miles de personas que, a través de procesos de migraciones internacionales, han venido a sumar diversidad a nuestros barrios.

Logroño, como ciudad de acogida y encuentro, ha crecido en su historia con la convivencia de ciudadanos que proceden de otros pueblos y ciudades de nuestra geografía cercana, aportando diversidad procedente de migraciones internas. Desde principios de siglo se constata en nuestro país una nueva y compleja diversificación que viene a sumarse a la existente con la presencia de personas procedentes de las más variadas partes del mundo, quienes aportan a nuestra vida local una nueva fisonomía, lenguas, creencias, costumbres, tejido social, actividad económica y renovados proyectos.

Por tanto, reconocemos que la diversidad de ciudadanos con diferentes orígenes y culturas, consecuencia de los procesos de migración y asentamientos, son hoy elementos singulares de la ciudad de Logroño y así lo queremos poner en valor ante la ciudadanía.

Cada vez más, las ciudades como Logroño tenemos el reto formidable de gestionar adecuadamente la diversidad cultural, étnica, de origen, lingüística y religiosa. Y éste es un desafío que no solo afecta a las instituciones, sino que implica también a entidades y organizaciones sociales, a las familias y a cada uno de los ciudadanos.

Somos conscientes de que este proceso de diversificación sociocultural supone un desafío de gran envergadura para nuestra realidad local desde muchos puntos de vista entre los que destacan: la acomodación de todos en la vida cotidiana, los procesos de concentración residencial, la multiculturalidad en las escuelas, en centros de salud, la necesidad de adecuar las políticas y actuaciones públicas a nuevas circunstancias y demandas, los riesgos de exclusión, la necesaria formación y reciclaje de técnicos y profesionales, la emergencia de algunas actitudes xenófobas, de rechazo y hostilidad hacia determinados grupos sociales, etc.

Compartimos la idea de que el ámbito local, el municipio, los barrios, son el escenario más relevante de esta situación de mayor complejidad, por dos razones principales: por un lado, es a escala local donde el reto se expresa de forma más directa y con mayor intensidad, y por otro lado, es en el ámbito local donde prioritariamente se puede y se debe evitar la exclusión y construir cohesión y convivencia, entendiendo ésta como un valor que implica a toda la ciudadanía independientemente de su origen.

Estamos convencidos de que este reto ha de ser afrontado de forma creativa y positiva, observando en ello una gran oportunidad; que hay que abordarlo pacíficamente, mediante la prevención y regulación de la conflictividad que puede llevar aparejada; y sobre todo, que nuestra meta debe ser la inclusión de todos los ciudadanos como residentes y vecinos que comparten una misma pertenencia a la ciudad de Logroño, fomentándose entre ellos el diálogo, el entendimiento, la aceptación de las diferencias, las buenas relaciones, y la colaboración. En coherencia con ello, adoptamos públicamente el compromiso de hacer todo cuanto esté en nuestra mano, y en la medida en que lo permitan las competencias y recursos de nuestra ciudad, por promover la cohesión social y la convivencia ciudadana, el civismo y la solidaridad, valores claves de nuestro sistema democrático y de nuestra vida social.

De acuerdo con ese compromiso, y como parte de los planes e iniciativas municipales, aprobamos el II Plan de Convivencia Intercultural como marco y guía para la transformación de Logroño en una ciudad intercultural, respondiendo con medidas oportunas a los retos planteados en la gestión de la diversidad local, acompañados por las entidades que integran la Mesa por la Convivencia, formada por una amplia representación de asociaciones y ciudadanos que representan la diversidad intercultural de nuestra ciudad.

Deseamos manifestar la satisfacción por el trabajo realizado hasta el momento en el ámbito de la integración y convivencia, mediante una labor conjunta en el que Ayuntamiento de Logroño, recursos técnicos, asociaciones y ciudadanos han establecido relaciones y construido espacios de encuentro, llevando a cabo múltiples iniciativas que han favorecido conocer la diversidad cultural y de procedencias de nuestra ciudad y apoyar la construcción de una nueva identidad basada en el respeto, la tolerancia y la interculturalidad.

Constatamos una vez más, que si se trabaja de forma conjunta, aportando cada cual lo que le corresponde, con un adecuado enfoque de convivencia ciudadana intercultural, sin excluir a nadie, y sobre todo poniendo en marcha, consolidando y sosteniendo procesos comunes y participativos, se obtienen excelentes resultados e impactos positivos.

Nos sentimos profundamente implicados y comprometidos en la labor que, entre todos, estamos llevando a cabo, en aras de construir un único Logroño, cohesionado, diverso y solidario. Creemos por nuestra propia experiencia, que el modelo intercultural es el paradigma más adecuado para la gestión de la diversidad cultural, por su profundo anclaje con el respeto y el reconocimiento mutuo de todas las personas.

Igualmente, queremos también compartir nuestra experiencia con otras ciudades asociadas a la Red Española de Ciudades Interculturales, y a la iniciativa Intercultural Cities en el marco de actuación del Consejo de Europa de las cuales entramos a formar parte, con el objetivo de promover e intercambiar aprendizajes e impulsar nuevas vías de colaboración.

Estamos convencidos de que esta crucial e imprescindible tarea debe ser una tarea de todos, y por todo ello, suscribimos esta declaración pública y este Compromiso por la Convivencia Intercultural, invitando a adherirse a todos los ámbitos de la ciudad, a cada uno de los barrios y sus asociaciones vecinales, al tejido asociativo, comercial, empresarial, social, cultural, deportivo…, y a toda la ciudadanía para seguir impulsando la cohesión social y la convivencia intercultural”.

 

Si quieres adherirte a este Compromiso como entidad, descarga el archivo ADHESIÓN AL COMPROMISO CONVIVENCIA y envíalo firmado a intercultural@logro-o.org

Si deseas adherirte a título personal como ciudadano, puedes rellenar el formulario que próximamente colgaremos a tu disposición.